Sima Rasca Sábado 23 Enero 2016

Después de una semana de dudas e incertidumbre y varias opciones en la palestra, finalmente se decidió ir para el Torcal de Antequera a Sima Rasca,  la sima más profunda que hay en el Torcal con sus -225 m y su impresionante primer pozo de 92 m.

 

La actividad se organizó conjuntamente con unos compañeros de Málaga, el total éramos 8, Jose, Diana, Jordán, José Luis, Felipe, Bornes, lady Bones y una servidora Mari Mamen, aunque al final entramos 7, Felipe se quedó fuera  y fue tan amable de quedarse pendiente de todos nosotros.

Quedamos a las 10 de la mañana en el centro de visitantes del Torcal para prepararnos allí directamente e iniciar la marcha hacia la cavidad, comentar que hizo un pedazo de día, despejado completamente y una temperatura casi primaveral¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

La sima es muy vertical por lo que la mayor parte del tiempo se progresa por cuerda, impresionante ese primer pozo de más de 90 m, si se lleva una buena luz hay una fotografía espectacular cuando ves a varios compañeros progresar por ese pozo…lástima que ese día nadie llevaba cámara por lo que no hay fotos de la salida, al finalizar el primer poso le sigue una rampa que nos lleva al segundo pozo, este más corto y mucho más estrecho que el anterior pero también tiene su encanto, como bien dice el señor Bornes puedes apoyarte para descansar¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

El final de este pozo nos lleva a un meandro muy estrecho por el que se progresa sin cuerda y por donde se baja destrepando y el cual te lleva a la cabecera del último pozo, el de “nuestra señora del torcal”  de algo más de 50 metros, que no pudimos realizar por que no se traía material suficiente, ya se sabe estas cosas pueden suceder cuando organizas la actividad de un día para otro…..pero bueno con eso tenemos excusa para volver de nuevo.

 Pasamos el meandro de ascenso de nuevo y en este punto nos tomamos un pequeño tentempié e iniciamos la subida

Una vez que todos los compañeros estuvieron fuera nos dirigimos de nuevo a los aparcamientos para cambiarnos no sin la mirada curiosa de todos los visitantes que pasaban al lado de nosotros, “guiris” incluidos que después de una breve conversación en inglés nos dijeron que estábamos locos perdios.

Limpios y medianamente aseados, nos sentamos en una de las mesas de madera para reponer fuerzas y dar cuenta de las ricas viandas que traían los compañeros de Málaga.

Muchas gracias a todos por el pedazo de día¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡